sábado, 19 de agosto de 2017

Codema45 con Barcelona, dice No al Terrorismo!


Miles de personas ayer a las 12,00 h. en Plaza Catalunya, gritaban No tenim por (no tenemos miedo) plantandole cara al terrorismo.


Desde Codema45 queremos expresar nuestra repulsa contra los atentados de Barcelona y Cambrils, ocurridos el 17 y el 18 de Agosto pasados.

Manifestamos asimismo nuestro rechazo y condena, ante cualquier forma de terrorismo, y violencia indiscriminada. De la misma manera mostramos nuestra solidaridad y apoyo a las víctimas y a sus familias, y reconocemos la labor de las Fuerzas de Seguridad del Estado, los Mossos de Esquadra, y la Guardia Urbana. 

El atentado dejo en Barcelona 14 personas muertas y otras 126 heridas (algunas de ellas de gravedad), de 34 nacionalidades. En Cambrils el atentado ocurrió unas horas después, y murió 1 persona y otras 5 fueron heridas. Esta atrocidad seguramente nunca se olvidará.

El golpe terrorista, ocurrido en la preciosa urbe (turística, llena de vida, cosmopolita, solidaria, abierta al mundo, unida y tolerante), sembró el horror y la muerte, a la vez trunco la vida de personas inocentes. Los terroristas (criminales organizados), sabían que podían hacer mucho daño y tener mucha repercusión.


  Personas en la zona del atentado (La Rambla), en altares improvisados, en silencio y con total civismo, mostrando solidaridad y tristeza
 
Ayer Barcelona amaneció con rabia y tristeza, pero sin miedo. Así lo gritaron (No Tenim por) ayer en la Plaza Catalunya las más de cien mil personas concentradas en ella, para expresar su repulsa, ante del horror y  la barbarie del atentado,  que se reunión para hacer un minuto de silencio.

Muchas han sido las muestras de apoyo y solidaridad, además la ciudad está demostrando que es dura y fuerte, ya que miles de personas circulan en silencio y total civismo por la zona del terrible atentado, plantando así cara al terrorismo, para vencerlo es necesaria  la unidad, la solidaridad y la libertad, y Barcelona lo sabe.



Maria Hilda LOPEZ PEREZ
Junta Codema45
domingo, 13 de agosto de 2017

El Banco de España alerta sobre la temporalidad del mercado laboral



 
En un artículo que forma parte del "Informe trimestral de la economía española", el Banco de España explica que el empleo a tiempo parcial subió del 11,7% del total a finales de 2006 al 15,3% a finales de 2016, un periodo en el que se duplicó el porcentaje de quienes querrían trabajar a tiempo completo -pasó del 30% al 60%-.

Si se descontaran estos  empleos a tiempo tan reducido que no permiten vivir pero sí salir de las listas del paro, la tasa de desempleo subiría al 30%, reconoce el Banco de España,

Este aumento del empleo parcial involuntario, se explica por la menor demanda de trabajo en las empresas con la llegada de la crisis, y el deseo de quienes ya trabajaban a tiempo parcial de dedicar más horas.

El Banco de España también constata que la probabilidad de que un trabajador a tiempo parcial involuntario consiga un empleo a jornada completa era del 17,5% en 2016, por debajo de los empleados parciales por otros motivos, al contrario de lo que sucedía antes de la crisis.

En el informe se considera también que la tradicional medición del paro registrado -personas que desean trabajar, están disponibles para hacerlo y buscan empleo de forma activa- podría ser "demasiado estricta" en tiempos de crisis.

El Banco de España, señala que en esta tendencia podrían haber influido los cambios normativos, en particular la reforma laboral de 2012, que flexibilizó los contratos a tiempo parcial y permitió la realización de horas extras. De ello podemos deducir que los frutos de la reforma laboral, no han sido otros que una devaluación salarial sin precedentes y un enquistamiento de la precariedad. 


En relación con lo señalado y según el último informe del INE, la precariedad y la devaluación salarial se ha cebado en los menores de 39 años, con salarios medios muy bajos. Tener empleo ya no garantiza medios para vivir. De hecho, uno de cada cuatro jóvenes que trabaja es pobre. Otro colectivo con muchas dificultades para encontrar trabajo es el de las personas desempleadas mayores de 45 años.

El Banco de España, cree necesario que reducir la tasa de paro, en especial la de larga duración, siga siendo una prioridad de las políticas económicas, ante las "dificultades de amplios colectivos de desempleados para beneficiarse de la fase de recuperación económica" y el "riesgo de que sean desplazados del mercado de trabajo de manera permanente".


Todo lo señalado, lo corroboran los datos de la última Encuesta de Población Activa (EPA), con 3,9 millones de personas en paro al finalizar junio, el nivel de paro es el doble del registrado en la eurozona . El paro juvenil era del 47,6%, y las personas en desempleo de larga duración (más de un año en el paro) el 44,1%, además el número de hogares con todos sus miembros sin empleo alcanza la cifra de 1.493.800. Los padres en paro, los hijos en paro, con este panorama es muy difícil generar optimismo y confianza para que la economía crezca.

Cuando pondrá en marcha el Gobierno medidas para crear empleo estable y de calidad?

Cuando acabará la precariedad laboral?

Hasta que eso no ocurra, no se incrementaran los niveles de productividad, ni se creará empleo de calidad, ni se conseguirá tener una economía más competitiva.

Son muchas las alertas, pero aquí parece que nadie mueve ficha.

Maria Hilda Lopez Perez
Junra Codema45
jueves, 27 de julio de 2017

Importante informe del CTESC sobre paro entre 45 y 64 años


Tres cuartas partes de las personas de entre 45 y 64 años en paro sufre una situación de desempleo de larga duración, es decir que llevan más de un año sin un puesto de trabajo, lo que representa un total de 161.000 personas en Cataluña.

Esta es una de las conclusiones del informe "La población de 45 a 64 años en situación de paro de larga duración", elaborado por el Consell de Treball Econòmic i Social de Catalunya (CTESC) y presentado el pasado 13 de Julio en Barcelona, que también incluye recomendaciones para solventar este problema a través de las políticas públicas.

Aunque la tasa de paro precisamente entre 45 y 64 años es más baja que la media, un 14,1 %, son las edades donde la larga duración tiene más incidencia, incluso en las personas que llevan más de dos años sin trabajar, que son 125.000 personas, tres de cada cinco de los parados de esta franja de edad.

El paro de larga duración en esta franja de edad afecta especialmente, según el informe, a las personas entre 55 y 59 años concretamente, a las mujeres, a personas con un nivel educativo más bajo, a extranjeros, y a aquellos que formen parte de núcleos familiares de más de cinco personas, unipersonales o monoparentales.

Las consecuencias se notan en el riesgo de pobreza en los mayores de 45 años que están en el paro, que es del 47 %, mientras que el riesgo en los mismos que llevan más de un año sin trabajar es del 53,8 %.


El ponente del estudio, Llorenç Serrano, ha recordado que el riesgo de pobreza va asociado a varios impactos económicos y sociales, como en la alimentación, la salud, la educación, o la vivienda, además de afectar al autoestima y la convivencia familiar.

Según el estudio, se calcula que 130.000 menores de 20 años conviven con personas mayores de 45 en paro de larga duración, algo que preocupa a los autores del informe, porque "hay evidencias" de que este tipo de paro "puede impactar negativamente en los resultados escolares" o en las "oportunidades sociolaborales de los hijos e hijas".

El CTESC también ha elaborado una serie de críticas a las políticas de empleo actuales y recomendaciones para enmendarlas, puesto que la proporción de mayores de 45 años sin trabajo cubiertos por la prestación del paro era del 84,4 % en 2007, mientras que en 2016 se había rebajado hasta el 59,5 %.

Estas propuestas se han dirigido al Govern, que ha asistido al acto a través de la representación del secretario general del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, Josep Ginesta, y que ha inaugurado el acto describiendo el informe como "un instrumento fundamental para dirigir las políticas activas y pasivas de los próximos años".

El estudio afirma que el "sistema de garantía de ingresos tiene una capacidad limitada para proteger las personas en paro", y echa de menos "medidas de gestión de la diversidad de la edad" en un contexto de "envejecimiento de la población".

A raíz de sus conclusiones, el CTESC ha reclamado políticas dirigidas a las personas en paro entre 45 y 64 años, que se agilicen los trámites administrativos para conseguir las prestaciones o garantizar la posibilidad de formarse a lo largo de toda la vida, algunos ejemplos de las casi 70 medidas que han propuesto.

FUENTE: El Periodico

PARA ACCEDER AL INFORME COMPLETO, Clicar Aquí
sábado, 17 de junio de 2017

La precariedad laboral pone en riesgo el crecimiento económico


Según un informe de BBVA Research, las previsiones de crecimiento de España llegaran al 2,7% en 2017, por encima del 2,5% que tiene previsto el Gobierno, pero por debajo del 3,2% registrado en 2016. El PIB llegara hasta el 0,8% entre enero y marzo, una leve mejora según sus cálculos sobre el 0,7% anotado en el último trimestre de 2016.

Pero si bien crece la economía y los beneficios empresariales, los salarios no suben de la misma manera, aunque si suben los precios.

Además hay   2,2  millones  de  personas ocupados  menos  que en 2007.

Por otro lado, cuatro  de  cada  diez  desempleados  llevan  más  de  dos  años en paro.

Asimismo la  tasa  de  paro  es  del  18,6%,  diez  puntos  más  que  en  2007(8,57%), y   la segunda más alta de la UE.

Los jóvenes se van de España buscando un futuro mejor.

El  empleo  es  cada  vez  más  precario (temporalidad alta, jornadas reducidas, salarios bajos, etc.)

Las  mujeres  siguen  discriminadas  en  el  trabajo,  y  su  sueldo es un 23% inferior al de los hombres.

Las  prestaciones  por  desempleo  solo  cubren  a  la  mitad de los desempleados.

Según los datos macro económicos, la economía española lleva tres años creciendo; las estadísticas de empleo mejoran lentamente, se reduce el paro, ya no hay amenaza de ruptura del euro, y las empresas han recuperado ya los niveles de beneficio de antes de la crisis. El gobierno dice que estamos saliendo de la crisis,

Pero la realidad es otra, el empleo no crece como debería, aumentan las desigualdades,  la pobreza y la exclusión  social, que ya afectan a casi el 30% de la población, sobre ello advierten a España el Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Es  preciso  poner  en  marcha  un  Plan  de  Choque  por  el  empleo, para dar oportunidades a quienes tienen más dificultades  para  encontrar  un  puesto  de  trabajo,  en  especial a las personas desempleadas de larga duración y de mayor edad. También para los jóvenes, para evitar la fuga de talento y devolverles la esperanza y las expectativas de progreso, porque son el futuro.

Hay que reformar el sistema de prestaciones por desempleo, para hacer que lleguen a todas las personas sin empleo y que ofrezca unas garantías dignas. De manera prioritaria para los trabajadores y trabajadoras mayores, que se ven en muchas ocasiones expulsados del mercado de trabajo sin posibilidad de alcanzar una pensión digna.

El crecimiento económico estable en España no vendrá, si no se reduce del paro y los sueldos sean adecuados, mientras los niveles de precariedad laboral sean altos. Trabajar por un empleo fijo, estable, de calidad, que cumpla la normativa vigente (salario, jornada, etc.), debe ser una prioridad. Son muchas las voces (Fondo Monetario Internacional, la Comisión Europea y OCDE,…), pero el gobierno parece no escucharlas.

Maria Hilda LOPEZ PEREZ
Junta Codema45
sábado, 3 de junio de 2017

Hay más trabajo, pero tambien más precariedad


Si bien este mes de Mayo es el mejor para el empleo desde una serie estadística que comienza en 2001, la precariedad laboral crece a una velocidad mayor. Por primera vez en la historia se firmaron más de dos millones de contratos en un solo mes. No es el único signo de inestabilidad laboral. El porcentaje de indefinidos es del 8,2%. Hay otros números que emergen cada mes: uno de cada cuatro contratos dura una semana o menos y la duración media de los temporales se acorta sobre la de hace 10 años, 54,6 días frente a 81 días.

Esta misma semana el Banco de España ha vuelto a señalar a la llaga. Alertaba de la “temporalidad creciente” y de “una elevada volatilidad de la contratación” en el mercado laboral español. Y ambas afirmaciones quedan corroboradas con solo dos datos de los que ha divulgado el Ministerio de Empleo: cada día de mayo, incluyendo los festivos, firmaron 65.405,5 contratos y por cada nuevo afiliado al régimen general hizo falta firmar 11,34 contratos.

Pero hay más cifras que van en esa dirección: la de un mercado laboral con altos índices de precariedad concentrada especialmente en un amplio colectivo flotante de trabajadores que se mueve entre la temporalidad y el desempleo. Por ejemplo, entre los afiliados al régimen general, el que agrupa a los asalariados, el porcentaje de quienes tienen un empleo temporal y/o parcial se acerca al 41%. Este es el nivel más alto desde 2007, aunque entonces el número total de afiliados en este régimen llegó a superar los 15 millones y ahora no llega a los 14 millones.

La insistente fuerza de los contratos temporales muestra el gran talón de Aquiles de la reforma laboral de 2012. No corrigió este grave problema del mercado laboral español, que está enquistado desde que en 1985 se facilitó mucho la firma de este tipo de contratos. Una investigación reciente de José Ignacio García-Perez concluía que con ella se "había animado la salida del desempleo hacia el empleo indefinido". Pero también señalaba que el efecto era tan pequeño que apenas había tenido efectos en la "reducción de la extrema dualidad laboral".

La reciente alerta del Banco de España o la inestabilidad no esconden que el mercado laboral está recuperando rápido alguno de los niveles absolutos perdidos durante la crisis. Hay que remontarse hasta 2005, cuando hubo una regularización extraordinaria de inmigrantes irregulares que afloró mucho empleo sumergido, para ver incrementos anuales en términos absolutos y porcentuales mayores a los de mayo. Esto ha elevado el número total de afiliados hasta los 18,34 millones.

También las bajadas del paro suponen muestran el lado amable de la recuperación del mercado laboral. El mes pasado las oficinas públicas contaron con 3.461.128 desempleados registrados, 111.908 menos que en abril.

Uno de los patrones que se han repetido en mayo ha sido el empuje de la hostelería. El empleo en esta rama de actividad ha mostrado vigor durante toda la recuperación y el mes pasado no fue una excepción. En un solo mes, el régimen general contó con 65.409 afiliados más en esta rama de actividad. Le siguieron las actividades administrativas, con 24.349 cotizantes más, y el comercio, con 15.793.

Si la lente del análisis se amplía a todo el año, se observa que la recuperación del empleo ha tomado mucha fuerza en la construcción. El sector que tantos puestos de trabajo destruyó y que ha sido el que más ha pesado en el desplome laboral ha sido el que más ha crecido porcentualmente en los últimos 12 meses. Los 60.819 afiliados nuevos que ha ganado en este año suponen un incremento del 8,8%.

En la industria el aumento de cotizantes ha sido algo mayor (62.780). Sin embargo, al ocupar a más trabajadores, el incremento porcentual no es tan grande, aunque sí significativo: un 3,7%.

En el otro extremo se sitúa otra de las ramas protagonistas (y causantes) de esta ya larga crisis: las finanzas y los seguros. En ella se sigue destruyendo empleo. En el último año el número total de afiliados ha bajado en 3.690 en el régimen general, una cifra que no compensa los casi 750 autónomos más que aparecen en este epígrafe en el último año. Es la única rama que registra un comportamiento negativo junto a la de empleados de hogar.

PERO AÚN ASÍ LA MINISTRA DE TRABAJO DICE: “EL EMPLEO QUE SE CREA ES DE MEJOR CALIDAD”

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha insistidor en que “el empleo que se crea es de mejor calidad”, a pesar de los datos que indican la persistencia de la precariedad en el mercado laboral en España. “Aunque queda mucho por trabajar por la calidad del empleo”, matizó. Nada más conocerse los datos, la ministra afirmó que estaba “contenta porque España vive una intensa recuperación del empleo”.

Quienes sí señalaron la precariedad de los empleos fueron los sindicatos. CC OO declaró que los datos de ayer mejoraban la cantidad y empeoraban la calidad, al destacar que solo el 8,2% de los contratos eran fijos. “Estos datos son positivos, pero la creación de empleo sigue concentrada en actividades de bajo valor añadido”, continuó. En la misma línea dirigió sus palabras UGT, que explicó que los datos vistos incrementaban “la temporalidad en el empleo y la precariedad”.

En su reacción, CEOE recordó que mayo es “tradicionalmente favorable para el empleo por motivos estacionales”. “Los datos [...] resultan alentadores y suponen un avance”, recalcó. No obstante, también reclamó que “los esfuezos se centren en dotar a las empresas de un marco regulatorio más flexible”.

domingo, 23 de abril de 2017

El paro de larga duración dificulta la recuperación economica



El elevado número de parados de larga duración en España es un riesgo para la cohesión social y dificulta la plena recuperación de la economía, según advierte la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) en dos informes elaborados en el marco del programa 'New skills at work' de JP Morgan.

Según recuerda Fedea, el 14% de la población activa española lleva más de un año en desempleo (paro de larga duración) y de este grupo casi el 70% lleva más de dos años en esta situación (paro de muy larga duración).

Riesgo de exclusión

El paro de larga duración, subraya uno de los informes, está mucho más generalizado y arraigado en España que en el resto de países de la OCDE, lo que ha provocado un "severo deterioro" de las perspectivas de empleo de este colectivo, especialmente entre los desempleados de muy larga duración, que representan el 10% de la población activa.
Mientras las tasas de salida hacia el empleo mejoran para los parados de corta duración, las probabilidades de encontrar un empleo de los desempleados de larga duración continúan en sus niveles más bajos desde el inicio de la crisis, lo que genera, según Fedea, "un considerable riesgo de exclusión social y económica".


La Fundación señala que son varios los factores que pueden explicar el impacto negativo de la duración del paro en las tasas de salida hacia el empleo. Por un lado, menciona el hecho de que las habilidades de los desempleados se puedan depreciar con el tiempo o que los parados puedan reducir la intensidad de búsqueda al no recibir ofertas de empleo.

El otro factor, apunta, es que las empresas puedan tener preferencia por trabajadores con experiencia laboral reciente.
"Cada uno de estos tres factores ayuda a explicar cómo una reducción prolongada en la demanda de trabajo puede convertirse en un problema crónico debido a la acumulación de un gran stock de desempleados de larga duración cuyas perspectivas de empleo se deterioran con el tiempo", explica Fedea.

Por el contrario, para los grupos más desfavorecidos, en su mayoría mayores de 50 años y trabajadores poco cualificados y/o procedentes del sector de la construcción, las bajas tasas de salida hacia el empleo se explican, según Fedea, por sus características individuales más que por la duración de su desempleo.

Así, advierte de que los instrumentos más eficaces para combatir el desempleo de larga duración varían en función de si las causas se deben a los efectos de la dependencia negativa de la duración, desajustes entre la oferta y demanda de habilidades o el perfil de edad de los parados.

Se necesitan más reformas

En este punto, Fedea entiende que establecer incentivos económicos para la contratación de parados de larga duración puede ofrecer buenos resultados si sus bajas tasas de salida del desempleo se deben a los efectos negativos de largos períodos de desempleo.

Por el contrario, señala que la reinserción de los grupos más desfavorecidos requiere ayudas "intensivas" por parte de los servicios públicos de empleo y atención personalizada, orientación profesional y formación.

Pese a que el último plan de ayudas a parados de larga duración va en la orientación adecuada, Fedea insiste en que son necesarias más reformas y considera clave la modernización de los servicios públicos de empleo y el fortalecimiento de su colaboración con agencias privadas de colocación.

La Fundación alerta además de la fuerte reducción de los fondos públicos asignados a los programas de formación a parados y afirma que uno de las principales prioridades pasaría por diseñar programas "flexibles" de segunda oportunidad que permitieran compaginar formación y empleo.

FUENTE: La Vanguardia

Quienes somos:

CODEMA 45, somos el colectivo de asociaciones de personas desempleadas Mayores de 45 años.

Contactar:
Presidencia
Telefono 688322686
Email: codema45@gmail.com



También en Facebook

Traductor

Con la tecnología de Blogger.